Conapred y Secretaría de Educación actúan lentos contra discriminación

bannerCongreso

Por: Octavio Fabela Ballinas

TIJUANA, BAJA CALIFORNIA A 11 DE SEPTIEMBRE DE 2022.- El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) y la Secretaría de Educación Pública (SEP) actúan con lentitud para garantizar el derecho de los alumnos de preparatoria a expresar su identidad afirmó la profesora de la Preparatoria Federal Lázaro Cárdenas, Catalina Heredia.

En entrevista, enfatizó que son los padres de familia quienes tienen, por Ley, la obligación de formar a sus hijos en el respeto a los demás, para evitar que esos problemas se reflejen en la escuela.

En el marco de un diálogo entre estudiantes, padres de familia y maestros para hablar sobre los problemas de discriminación que suceden en las escuelas de Tijuana, dijo que aunque cada vez son menos, siguen presentándose casos de alumnos que son discriminados por su apariencia física.

En entrevista resaltó que desde 2014 está legislado que las escuelas deben ser incluyentes, sin embargo, todavía hay padres de familia que se rehúsan a adecuar los reglamentos internos de las instituciones para que deje ser obligatoriedad que los alumnos acudan a recibir clases de acuerdo con estereotipos sociales de hombre y mujer.

Descartó que la vestimenta, el tipo de corte o color de cabello sean motivos para que los alumnos sufran de acoso. Aclaró que tampoco esas preferencias incrementan o disminuyen el aprovechamiento escolar y recordó que son los valores y la formación que reciben los adolescentes en casa el principal factor que provoca casos de bullyng.

Por su parte, la señora Isabel Castillo, madre del joven Acoyani, señaló que luego del incidente con la dirección de la Escuela Secundaria No. 4, su hijo ha entrado a las clases diariamente y que no ha sido molestado en ningún momento por sus compañeros, algunos de ellos fueron sus compañeros en la primaria.

Consideró que para evitar que los alumnos dejen de ser discriminados, más allá de los alumnos falta mucho por hacer y sobre todo en el personal porque, al igual que ella que es docente, somos finalmente las personas que estamos haciendo una función y en la escuela me parece que falta todavía mucho por hacer por el personal.

Paulina Maldonado es una joven de 27 años que cuando cursaba la secundaria estuvo a punto de ser expulsada, recordó que, en su tiempo, el director de la Secundaria 44 obligaba a las alumnas a salir al patio y revisaba su peinado.

Resaltó que este tipo de acciones frenan el desarrollo de la personalidad de los estudiantes y significa que a las instituciones de educación les importa más la apariencia que lo que realmente piensan y sienten sus alumnos.