Banner_seguridad

El Cabo 89 tiene familiares en cuerpos de seguridad de BC

Por: Esquina32 y AFN

TIJUANA, BAJA CALIFORNIA A 19 DE JUNIO DE 2022.- Jesús Armando González Álvarez, a quien la Fuerza Estatal de Seguridad Ciudadana (FESC) presentó como el “Cabo 89”, tras haberlo detenido con drogas y armas y por su presumible participación en el “levantón” y posterior asesinato de Ramsés Heriberto Zataráin Hernández, presuntamente cuenta con familiares dentro de dependencias y cuerpos de seguridad en la entidad, según las investigaciones que se llevan a cabo, y de las cuales, han logrado obtener información Esquina 32 y Agencia Fronteriza de Noticias.

El cabo 89 (antes fue detenido y presentado con esa misma clave, otro delincuente), es considerado por las autoridades de seguridad como integrante del grupo denominado “Los Rusos”, que opera para el cártel de Sinaloa (CDS).

Por lo que se pudo conocer, sus familiares y otro cercanos son elementos activos del Sistema Estatal Penitenciario; de la Policía Municipal de Mexicali, y también han encontrado nexos dentro del mismo C4, en el que se recibe toda la información de lo que ocurre en la entidad y que comparten las corporaciones y fuerzas armadas que combaten el crimen organizado y la delincuencia.

De acuerdo a un informe del área de inteligencia de la FESC, Jesús Armando González, detenido el pasado 11 de junio, fue liberado por un juez federal junto con cuatro sujetos que son considerados miembros de la célula delictiva que encabeza, pese a que tenían en su poder 120 kilos de drogas y dos armas de fuego.

Según la información que se dio en ese momento, el pasado 11 de junio, Jesús Armando “N” (como se le identifica) fue detenido en un operativo junto a otros cuatro hombres que viajaban a bordo de una camioneta “Durango”, en la que transportaban droga y armas de fuego, por lo que se inició la investigación que, sorpresivamente arrojó sus vínculos familiares.

El juez de control que atendió el caso, lo liberó, lo mismo que a sus acompañantes, pues consideró ilegal su detención.

En el reporte de inteligencia elaborado al respecto, se establece que Jesús Armando González, (alias) el Cabo 89, es considerado integrante de la célula delictiva de “Los Rusos”, la cual opera con el cártel de Sinaloa en Mexicali, pero además es hijo de Armando González Urquídez, custodio penitenciario -en activo- desde hace 13 años.

Asimismo, Jesús Armando es hermano de Kevin González Álvarez, policía municipal, activo de Mexicali, desde el año 2017, quien a su vez tiene una relación de pareja con una agente estatal de investigación, activa, desde el mismo año 2017, con plaza en Mexicali, y que está en funciones en el C4 de la capital del Estado.

El informe revela las debilidades de los exámenes de control y confianza que se realizan en las diversas corporaciones policiacas de la capital del Estado, pues hoy se sabe de los vínculos familiares de un “líder” criminal, con personal activo relacionado en áreas de seguridad en la entidad.

Entre los antecedentes del “Cabo 89”, se establece que fue detenido por elementos de la dirección de Seguridad Pública municipal, únicamente por faltas administrativas en 2019, en tanto que Fernando “N”, quien estaba con él, sólo se encuentra bajo investigación por ultrajes a la autoridad y manejar un vehículo, estando en estado de ebriedad, en el año 2010.

Contando con tal información, la FESC procedió a la detención de Jesús Armando González, al que consideran “líder” de una célula criminal de alta peligrosidad, que opera -presumiblemente- con miembros de su familia, desde previas generaciones, en el Valle de Mexicali.

Se le considera -junto con los otros detenidos- como presuntamente responsable de la privación ilegal de la libertad de Ramsés Zataráin, y su homicidio, que conmocionó a la opinión pública, después de que se conoció el extracto de un video, en el que se le obliga a confesar su supuesta participación, en el levantón y asesinato de dos jóvenes, también de Mexicali.

En el reporte que se integró por las actividades delictivas del “Cabo 89”, se indica que su víctima, Ramsés Zataráin, es medio hermano del agente del Ministerio Público, Rigoberto Zatarain Buitrón, quien es funcionario activo, desde hace 19 años, en la actual Fiscalía General del Estado.

Zataráin Huitrón fue señalado en una “narcomanta” que apareció el pasado 10 de agosto de 2019 en Ensenada, en cuyo texto se le calificó de  “trabajador” del narcotraficante Víctor Manuel Padilla Murillo, alias El Chatarra, ejecutado en 2020 y que estaba identificado como jefe operativo del Cártel de Sinaloa en ese municipio.

El ministerial fue suspendido, luego de que circuló ese video en Instagram, en el que se observa a su medio hermano, aún con vida y severamente golpeado, confesando que fue quien lo  protegió para no ser procesado por la desaparición y homicidio de los jóvenes, José Luis Falcón Millán y Adrián Misael Díaz Mundaca, a quienes se les vio por última vez, después de sostener una discusión en el bar “El Relajo”, en Mexicali, el pasado 17 de agosto de 2019.

El informe también indica que cuando fue “levantado” Heriberto Ramsés Zataráin Hernández, se localizó en la camioneta -que él manejaba- un radio de la marca Motorola, con la frecuencia de la policía municipal de Mexicali que se presume pertenece a los hombres que estaban disfrazados de elementos de la FGE y se lo llevaron, amenazándolo con armas de fuego, luego de detonarlas, según consta en el multicitado video que tomó la mujer con la que se encontraba.

Pero, la autoridad ministerial halló también, una camisa con logos del gobierno del Estado en el interior de la camioneta de Ramsés Zatarain, una Silverado de reciente modelo.

Zataráin Hernández fue sometido a severas torturas, y aún vivo, fue grabado en el video señalado, reconociendo su participación en los hechos que acabaron con las vidas de los dos jóvenes que desaparecieron, tras una discusión en el bar El Relajo, además de que reconocía a “Chito Aguilera” como “su patrón”.

Ramón Aguilera, alias “El Chito”, es considerado uno de los presuntos responsables en la desaparición de esos jóvenes de 18 y 19 años de edad, ya que con él se dio la discusión, así como de su probable asesinato en el Rancho “Hacienda Caney”, propiedad de su familiar, Miguel Ángel Aguilera Raygoza,